ASTRONÓMICA

DE SABADELL

Acceso Socios

Login

Nº de Socio
Contraseña *
Recordarme

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fragmento de texto que los sitios web que visitas envían al navegador y que permite que el sitio web recuerde información sobre tu visita, como tu idioma preferido y otras opciones, lo que puede facilitar tu próxima visita y hacer que el sitio te resulte más útil. Las cookies desempeñan un papel muy importante, ya que sin ellas el uso de la Web sería una experiencia mucho más frustrante.

 

Para hacer que no vuelva a aparecer este mensaje, puede aceptar el uso de las cookies o bien debe configurar su navegador para que no acepte de forma predeterminada. A continuación les mostramos como hacerlo con los principales navegadores:

 internet explorer 10 logopng Google Chrome logo   Firefox-logo

Gracias por su atención.

Índice imágenes

Hazte socio

201602 PromoEsp
Tu ventana al espacio
Regálate todo esto y más
Más información

Ángel Graells nos envía esta magnífica fot. Dejemos que él mismo la comente.

"Adjunto una imagen" atípica "de la región de Antares, donde aparte de poder observar los objetos habituales (nebulosa de Antares IC4606, nebulosa de la "otra" cabeza de caballo IC4592, nebulosas IC4601, IC4603, IC4604, IC4605 , Sh2-9, cúmulo globular M4, cúmulo globular NGC6144, también tenemos dos invitados de excepción: Marte y Saturno, casi "alineados" con Antares.

"La imagen es del día 24 de agosto, entre las 20:16 y las 21:07 TU. Cámara Canon 550D modificada sin filtro IR, con lente Nikon 85mm F1.4 @ f4, con montura Sky Patrol, con el seguimiento ecuatorial pero sin guiado. Suma de 2 imágenes de 60 "+ 2 de 300" + 11 de 180 ", en total 45 minutos de exposición, a ISO 1600. sin calibrar ni con darks ni flatos.

"Lugar de toma: en un pequeño prado elevado del valle de Varradós (Val d'Aran), donde aparte de estar acompañado por la Osa Mayor y la Osa Menor, cuando ya llevaba unos 40 minutos instalado en el lugar se dejó sentir otra osa (u oso, no lo sé), pues hizo varios rugidos, perfectamente identificables, desde el bosque cercano, pues supongo que no estaba de acuerdo con la presencia del intruso ocupándole su territorio con todos aquellos trastos. Por lógica en el comportamiento de estos tímidos animales, se fue y no se volvió a oír. Yo no tenía ganas de irme, después de lo que cuesta alinear bien la montura, pero lo cierto es que en la oscuridad y soledad de la noche impone un poco. Valió la pena, la noche era espléndida, un cielo espectacular, nada que ver con el del Penedès. "

Pulsa sobre la imagen para verla a su tamaño original (5136x3388 px).